VIETNAM

Vietnam

 

Las facilidades que se tienen hoy en día para viajar son inmensas, inimaginables hace no tanto, y gracias a ello podemos plantearnos viajar a lugares remotos buscando una aventura, una gran aventura que nos saque de nuestra monotonía diaria.

La esperanza de esa gran aventura es lo que nos mueve cada verano, y la que nos llevo este año a visitar Vietnam durante 23 días. El preparativo nunca es sencillo, pero hay algo que no ocupa espacio en la mochila y muy pocas veces nos acordamos de ello, un seguro. Empezamos el viaje en Hanoi, la capital del norte y símbolo de la resistencia en la guerra contra EEUU. Su trafico de motocicletas, sus puestos ambulantes de comida y sus tiendas de todo tipo dotan de un encanto especial a esta ciudad, pudiéndola definir como un completo desorden totalmente ordenado. Merece la pena patearse la ciudad visitando los lugares más emblemáticos mientras se esquivan las motos que vienen de todos los lados, una experiencia sin duda fuera de lo común en las ciudades europeas.

Tras dos días, decidimos dirigirnos más al norte, cerca de la frontera con China, buscando naturaleza y tranquilidad, y tras 5 horas en un autobús nocturno llegamos a una antigua estación de esquí Francesa, SAPA.

Vietnam-Etnia-Hmong
Etnia Hmong

Aquí empezó el principio del final del viaje, una ruta de 30 km por los arrozales divididos en dos días, durmiendo en un poblado de una de las cuatro minorías étnicas que habitan la zona, los H´Mong. Todo iba a la perfección (menos el tiempo), hasta que un tropiezo termina en una caída y un peroné roto.

Vietnam

La verdadera aventura empieza ahora, y es cuando sale a relucir la importancia de ese seguro que hemos comentado anteriormente. Son 4 días de médicos, radiografías, hoteles, traslados y un sinfín de cosas más que nunca nos las planteamos a la hora de preparar un viaje. Todo esto obviamente supone un gasto, un gasto inmenso, que sin el susodicho seguro puede terminar con nuestra cuenta corriente temblando. Pero sería un error centrarnos solo en el dinero, en un país donde no hablan tu idioma, y balbucean el ingles, se agradece y mucho saber que al otro lado del teléfono hay una persona que trabaja en estas situaciones y que te guía.

Vietnam4

Toda esta aventura termino bien, y viendo el lado positivo de este viaje de 8 días, terminó con una experiencia aún más diferente de la que esperaba ( un buen cuento para los hijos), pero también con la convicción de hay que VIAJAR SI, PERO CON CABEZA.

 

Por Jon Etxeberria Barandiaran (cliente Aktion Aventura)

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Meta

Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *