¿Y la familia? Bien, gracias.

Estamos ya metidos de lleno en la Navidad. Ha pasado el sorteo de lotería y otro año más seguimos manteniendo ese consuelo del que no le ha tocado nada…pero lo importante es la salud.

Son fechas complicadas, fechas en las que la felicidad invade los rostros de todas las personas como por arte de magia. Igual han pasado meses desde la última vez que te cruzaste con esa persona la cuál hoy, y sin saber muy bien por qué, te regala la mejor de sus sonrisas y los mejores deseos.

Desde Aktion Aventura no estamos diciendo que no nos gusten esos detalles, al contrario nos encantan pero vemos una complicación a estas fechas ya que hay algo a lo que no estamos ni estaremos prevenidos. La familia.

Todos tenemos una. A todos nos parece que ésta es lo más de lo más. La mejor en muchos casos o la peor en otros, pero siempre lo más. Si estás en el primer grupo poco más que decir. Disfrútala. Si eres de los del segundo…dos opciones: aguantar o seguir alguno de nuestros consejos.

Ahora es cuando estarás pensando ¿qué leches me querrán vender desde Aktion?. Nada. Absolutamente nada. Creemos que si quieres realizar alguna actividad no hace falta que te lo indiquemos. Tú mismo lo harás.

Nosotros vamos más allá. Nos dirigimos a esa clase de personas que no sólo no le gusta la Navidad sino que además quiere escapar de su familia, amigos, civilización, etc. Nos dirigimos a aquellos que tienen un punto ermitaño.

Para ellos, ese grupo de irreductibles ante la felicidad navideña les proponemos una experiencia que va más allá. Construir un IGLÚ de forma fácil y sencilla.

Son solamente son 7 pasos.

  1. Lo primero que hay que ver es si se dan las condiciones que permiten construir un iglú, y esto depende no solo de la cantidad de nieve, también de la temperatura. Hace falta nieve compacta (no sirve nieve polvo, la mejor es la que ha removido el viento) para que pueda ser cortada, y que, o bien estemos a una temperatura sobre cero, o muy por debajo de cero, porque necesitamos que los bloques se suelden entre sí para formar la estructura. Una vez que empezamos a cortarlos y formar los bloques, tienen que soldarse rápidamente los otros bloques, y eso sólo se consigue con nieve más húmeda o con temperaturas muy bajas, para que suelden al congelarse. Con 2 o 3 grados bajo cero es muy difícil cerrar una bóveda, aunque pueden utilizarse esquís o tablas de snow o similar para soportar los bloques del techo, que será plano en este caso.Captura de pantalla 2014-12-24 a las 10.20.49
  2. Lo segundo es encontrar nuestra cantera de bloques de nieve: un lugar donde podamos cortar bloques de nieve adecuada, teniendo en cuenta que se necesitan bloques lo bastante compactos para poder moverlos sin que se partan. Si la nieve no es bastante compacta, tendrás que ir pisando la zona y prensando antes de cortar los bloques.
  3. Corta los bloques de nieve. Pueden cortarse con una pala de nieve, un piolet e incluso llegado el caso con las colas de un esquí, pero una sierra de nieve o serrucho un poco rígido (más fácil de conseguir) es la herramienta ideal. Con la sierra se cortan los cuatro lados, a continuación se mete la pala hasta llegar a la base del bloque y con un golpe seco se arranca el bloque. Cortar los bloques exactamente cuadrados no es posible, así que aunque sean irregulares y de diferente tamaño lo importante es que sean lo más compactos y grandes posible para que no se partan (40x40x40 aprox.). Los bloques se cortan como en una cantera: sacamos el siguiente cerca del anterior; si hay nieve suficiente podemos hacerlo en dos niveles, incluso con dos o más personas trabajando a la vez.Captura de pantalla 2014-12-24 a las 10.21.33
  4. Comienza la construcción en espiral, cada fila de bloques se apoya en los anteriores hasta cerrar progresivamente el espacio. Ve colocando la primera fila de bloques alrededor del perímetro, apoyando los bloques unos con otros, formando una especie de hexágono. Si sois varias personas, mejor: una que se queda dentro para ir colocando los bloques y otra/s que vayan cortándolos y dándoselos desde fuera.Captura de pantalla 2014-12-24 a las 10.21.17
  5. Coloca la segunda fila de bloques, inclinándolos hacia el interior, así hasta ir cerrando la cúpula. Hay que cortar bloques mas pequeños y ligeros según subimos en altura. Recordad que un iglú no debe ser muy alto. Los bloques se van cementando con nieve blanda, con temperaturas bajas soldarán solos. Tapa con nieve las rendijas entre bloques para asegurarlos. La técnica de las cuñas de nieve es útil cuando los bloques no sueldan bien. Tanto para cortar cuñas como para alisar la zona de contacto entre bloques, viene bien tener una navaja.Captura de pantalla 2014-12-24 a las 10.38.03
  6. Cierra la construcción abovedada con un bloque. Para dar el último toque, echa nieve suelta encima del iglú y golpea el conjunto para que adquiera cohesión. Con el frío, la nieve adquiere la consistencia del hormigón. Pule también el interior con la pala, dejando la pared lisa, para que así puedan resbalar las posibles gotas que se formen de la condensación si el interior del iglú se calienta mucho, y no hacer goteras. ¡No olvides hacer aberturas de ventilación!Captura de pantalla 2014-12-24 a las 10.38.23
  7. La puerta no se hace en el muro de nieve, sino que se cava en el suelo cuando el iglú está acabado; haz un túnel de entrada, para proteger la entrada del viento y evitar que se escape el calor del interior, que salga del iglú como la cabeza de una tortuga. Y aprovecha para hacer la fosa de frío, una zanja más baja del lugar donde se duerme y que retiene el frío. Lo más fácil es hacerla entre la entrada y el lugar donde se duerme.

Captura de pantalla 2014-12-24 a las 10.38.47

Parece difícil pero no lo es tanto. Es cuestión de práctica y algo de nieve. Aunque siempre queda la opción de dejarte guiar por expertos.

De todos modos preferimos que se intente dar una nueva oportunidad a la familia que seguro no es tan mala.

 

Zorionak eta Urte berri on!

Feliz Navidad y próspero año nuevo!

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Meta

Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *